Ascensores. Cuestiones básicas sobre su uso y mantenimiento.

Todos (o casi todos) somos usuarios del ascensor y a pesar de ello suele ser el gran ignorado en las comunidades de propietarios.

Podemos pasar unos minutos diariamente en el interior de su cabina, minutos que pueden llegar a ser horas al cabo de un mes, de hecho, está considerado como el sistema de transporte más usado. 

Pero, además de que sube y baja, ¿qué más sabemos sobre el ascensor?

En este artículo pondremos en valor a este imprescindible elemento mediante la aportación de conocimientos para que cuando leas este post puedas saber algo más sobre el mundo del ascensor.

Hablaremos de forma concisa sobre la historia del ascensor y sus curiosidades, su mantenimiento, seguridad, inspecciones técnicas, normativa y consejos para un uso correcto del mismo pero mediante conceptos fáciles de entender y sin tecnicismos. 

Datos curiosos sobre el ascensor

Aunque pensemos que el ascensor es un artilugio moderno, existen documentos que acreditan que el primer elevador para transporte vertical fue diseñado por Arquímedes allá por el año 236 a.C., pero acercándonos más a nuestra era y a nuestro país en concreto, sabemos que el primer ascensor en España se instaló en Madrid, en la calle Alcalá, Nº5, en el año 1877 y causó un gran impacto en la sociedad de hace casi 150 años.

Hoy en día España tiene destacadamente el récord de ser el país con más ascensores por habitante del mundo, muy por encima de Japón o Estados Unidos, por ejemplo. Sin embargo, y paradójicamente, se cree que existen en España unos cinco millones de edificios sin la accesibilidad necesaria y existen, como todos sabemos, miles de personas encerradas en sus viviendas por no tener un ascensor en el edificio.

Siguiendo con un poco más de historia diremos que a partir de 1957, cuando aparecieron los ascensores automáticos, dejaron de existir los ascensoristas que eran las personas encargadas de realizar las maniobras de subida y bajada del ascensor, abrir y cerrar las puertas además de conversar con los pasajeros y hacerle más agradable el trayecto. Desde entonces se comenzaron a instalar espejos en el interior de las cabinas, en parte para suplir a la figura del ascensorista y hacer un poco más entretenido el recorrido, sobre todo cuando el usuario viaja solo; además de ofrecer el espejo sensación de mayor amplitud.

Como dato curioso señalaremos que uno de los ascensores más impresionantes y altos del mundo está en Dubái, Emiratos Árabes, con una altura de 584 metros (el equivalente a unas 190 plantas) y tarda 58 segundos en realizar el recorrido completo. El ascensor de casa podría tardar 10 minutos aproximadamente en el mismo recorrido. 

Mantenimiento del ascensor: ¿en qué consiste?

Dada la importante función que tiene el ascensor, y que no apreciamos hasta que nos lo encontramos parado, obviamente debe estar sometido a un mantenimiento que resulta primordial para el buen funcionamiento de todos sus componentes mecánicos, eléctricos y electrónicos, proporcionando así la seguridad necesaria a sus usuarios.

Por otra parte, un buen mantenimiento supone un ahorro ya que se pueden evitar futuras averías graves y costosas. 

Y tratándose de comunidades de propietarios la contratación de un servicio de mantenimiento es obligatorio. Bien lo sabemos ya que su coste supone un importante porcentaje de los gastos ordinarios de cualquier comunidad; aunque nada tiene que ver los precios que se pagan actualmente con los que se pagaban años atrás. 

Gracias a los administradores de fincas colegiados se han conseguido unas bajadas de precios muy considerables, en algunos casos se ha conseguido pagar la mitad de lo que se venía pagando sin cambiar de empresa mantenedora.

Pero a la hora de contratar el mantenimiento deberemos tener en cuenta que el precio no lo es todo, sería un error elegir a una u otra empresa solo por el precio ofertado sin tener en cuenta las coberturas y condiciones del contrato. 

Es muy importante comparar fundamentalmente lo siguiente: duración del contrato y sus prórrogas, cláusula de preaviso, penalizaciones, frecuencia del servicio, horarios de atención de averías, coberturas de piezas y componentes.

Toda esta comparativa técnica la vamos a dejar en mano del administrador de su comunidad, pero a modo general aconsejamos que se contrate siempre el “todo riesgo” que cada empresa mantenedora tiene dentro de sus modalidades de contratos, ya que son los que contemplan las coberturas más amplias y dónde menos problemas tendremos ante la reposición de algunas piezas.

En cuanto a la duración consideramos que lo ideal sería formalizar el contrato con una vigencia máxima de dos años, y preavisar con suficiente antelación la no renovación automática del mismo con el fin de tener la posibilidad de renegociación y mejoras de las condiciones contractuales, o bien para poder cambiar de empresa mantenedora.

Como mejoras en el servicio de mantenimiento es aconsejable contratar la reparación de averías las 24 horas del día incluyendo festivos y fines de semanas. 

El servicio de rescate de personas atrapadas no es opcional, se presta obligatoriamente por todas las empresas las 24 horas todos los días del año.

Seguridad e inspecciones técnicas: ¿pueden precintar nuestro ascensor?

Han sido abundantes en los últimos años las publicaciones de nuevas normativas que han afectado a los ascensores y que han obligado a las comunidades de propietarios a realizar las adaptaciones necesarias. Recordaremos algunas derramas extraordinarias que hubieron de emitirse para costear todo ello. Todo enfocado a la mejora de seguridad de los pasajeros y del personal de mantenimiento. 

Aunque desde el interior de la cabina no puedas apreciar las adaptaciones que como propietario has pagado, debes saber que disfrutas de un ascensor totalmente seguro y cumpliendo con todo lo estipulado en materia de seguridad. 

La última normativa ha entrado en vigor el 1 de septiembre de 2017, y afecta solo a los nuevos ascensores que se instalen a partir de esa fecha o bien si se ha sustituido totalmente un ascensor antiguo por uno nuevo. Se trata de las normativas europeas EN 81-20 y EN 81-50 que recogen una serie obligaciones como: aumento de la iluminación de la cabina, paneles ignífugos en la decoración de la cabina, cristal de seguridad en los espejos, cortina óptica en las puertas en sustitución de la barrera fotoeléctrica, control de sobrecarga y otras medidas de seguridad.

En mayo de 2020 entrará en vigor una nueva normativa que obligará a una serie requisitos en cuestiones de accesibilidad.

Además del cumplimiento de la normativa, el ascensor debe pasar periódicamente una serie de inspecciones técnicas reglamentarias, al igual que los vehículos deben pasar la ITV. Estas inspecciones las lleva a cabo un organismo de control autorizado (OCA) y se inspeccionan las condiciones de seguridad exigibles y el cumplimiento de la normativa.

El resultado de dicha inspección se pone en conocimiento de la Consejería competente de la Junta de Andalucía, al igual que se comunica a la comunidad de propietarios y a la empresa mantenedora.

Puede resultar favorable sin defectos, pero también pueden detectarse algunos defectos que según afecten a la peligrosidad de los usuarios se definen como leves, graves o muy graves.

En el caso que se califique con defecto leve, y al tratarse algún incumplimiento de poca trascendencia, se obliga a la comunidad a su subsanación antes de un año. 

Si el defecto es grave, significa que ha detectado alguna deficiencia que no supone una peligrosidad apremiante, pero podría llegar a serlo, por eso se concede un plazo de seis meses para su subsanación, debiendo la comunidad comunicar la ejecución de los trabajos de reparación y volver a pasar una nueva inspección de comprobación.

Y si se determina la inspección como desfavorable con defectos muy graves, en este caso si tiene la obligación el organismo de control de parar y precintar el ascensor hasta que se pueda acreditar mediante otra inspección que se ha reparado. Son casos excepcionales que se producen en comunidades donde no existe un administrador de fincas colegiado.

Por último, indicar que las inspecciones se efectuarán cada cuatro años en los ascensores instalados en edificios de más de veinte viviendas, o con más de cuatro plantas. Es el caso más habitual en las comunidades de propietarios.

Los ascensores instalados en edificios públicos deben pasar las inspecciones cada dos años.

¿Cuál es la vida útil de un ascensor?

Los años de vida útil de un ascensor va a depender del mantenimiento al que ha estado sometido y al uso que ha tenido, sin olvidar las calidades de unos fabricantes y otros. 

Como promedio podríamos cifrar la vida útil de un ascensor en 25 años.

Y ¿qué debemos hacer si nuestro ascensor ha cumplido ya su vida útil? Si tiene más de veinte años y se producen cada vez con más frecuencia averías cuyas reparaciones son costosas, seguramente estemos empezando a “parchear”, antieconómicamente, una instalación que no es eterna.

Es entonces cuando la junta de propietarios deberá decidir si someter al ascensor a una modernización o sustituirlo por uno nuevo.

Todo es cuestión de opiniones, pero desde nuestra experiencia aconsejamos la sustitución completa por un nuevo elevador y más aún con las posibilidades de financiación existentes: pagas cómodamente una nueva instalación que puede durar otros 20 años y disfrutas de la última tecnología, confort y seguridad. Pensamos que es la opción más recomendable.

Guía práctica para el buen uso del ascensor

¿Crees que haces un uso correcto del ascensor?, ¿Sabes cómo actuar si te quedas atrapado?

Aunque hayas respondido afirmativamente a estas preguntas le invitamos a visualizar el siguiente video publicado por la Federación Empresarial Española de Ascensores (FEEDA). 

Se trata de una guía de buenas practicas en el uso del ascensor explicada gráficamente. Merece la pena verlo.

Antonio Reyes Cabañas.

Administrador de fincas colegiado

Gerente de ACOFINCA

2 comentarios en “Ascensores. Cuestiones básicas sobre su uso y mantenimiento.”

Deja un comentario